A UNIÃO INDIVISÍVEL DOS TRÊS SAGRADOS CORAÇÕES

São José

São José

segunda-feira, 21 de julho de 2014

MI HIJO ESTÁ PRONTO, SU SEGUNDA VENIDA ES INMINENTE PARA LA HUMANIDAD, AUNQUE ESTA VENIDA NO LLEGARÁ SIN QUE ANTES EL HOMBRE SEA ACRISOLADO POR SÍ MISMO. (2)



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
A SU HIJA AMADA LUZ DE MARÍA
20  DE JULIO DEL 2014
 
 

 Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:
Les bendigo.
 
DEBEN COMPRENDER QUE PARA PERMANECER EN UNIDAD, PRIMERO TIENEN QUE DECIDIRSE CONSCIENTEMENTE A ACEPTAR EN LA VIDA DE CADA UNO LA VOLUNTAD DIVINA COMO ÚNICO CAMINO DE SALVACIÓN.
 
El amor a Dios no es una  palabra, ni un acto, ni una obra: es una fusión total y absoluta de la criatura con su Creador en una sucesión de obras y actos a semejanza de su Creador.
 
Amados, ha llegado el instante en que el hombre no puede concebir el mañana como algo lejano, el día evoluciona sin que el hombre lo perciba: el sol sale y la luna asoma sin que el sol se oculte, el tiempo pasó a ser instante, cediendo así el lugar a los signos de este instante.
 

En el evolucionar del instante, la humanidad se envuelve en un constante ir y venir de conocimientos, modernismos, competitividad tecnológica, falsos ídolos de la música moderna que les conducen a los caminos oscuros de satanás. Todo esto prorrumpe en la vida diaria de Mis hijos, desalojando el Amor Divino, y en su lugar: ¿qué miro como Madre?, a un hombre vacío y sin sentimientos, invadido por la violencia hacia todo cuanto significa vida, ¡vida, sí!

 
EL ENEMIGO DEL ALMA NO MERODEA, ATACA A CADA UNO EN PARTICULAR Y PENETRA CON DUREZA, DERRIBANDO TODO CUANTO A MI HIJO PERTENECE Y CUANTO DE MI HIJO PERMANECE EN EL HOMBRE.

Amados hijos:
 
Oren por Japón, causará gran angustia a toda la humanidad.
Oren por Medio Oriente, la violencia se generaliza, los inocentes sufren aún más
y ésta violencia se traslada hacia otros países de Europa.
Oren, hijos, por Brasil: sufrirá gran dolor.
 
Viven instantes previos a ese gran acto de Misericordia de Mi Hijo, instantes previos a que Mi Hijo examine la consciencia, el obrar, el actuar y el proceder de cada ser humano, instantes previos al dolor o a la entrega de cada uno en particular…(1)
 
MI HIJO ESTÁ PRONTO, SU SEGUNDA VENIDA ES INMINENTE PARA LA HUMANIDAD, AUNQUE ESTA VENIDA NO LLEGARÁ SIN QUE ANTES EL HOMBRE SEA ACRISOLADO POR SÍ MISMO. (2) No teman, esperen, esperen con amor y ansia la Segunda Venida de Mi Hijo; Mis Legiones Celestiales permanecen sobre ustedes custodiándoles en la medida en que se lo permitan.
 
LA CONSCIENCIA DEBE PERMANECER UNIDA AL ESPÍRITU SANTO
PARA QUE EL HOMBRE SEA DIGNO DE MI HIJO.
 
Amados Míos, como Madre deseo que todos sean partícipes de la Gloria Divina; aun así, Mi Dolor aumenta constantemente al mirar cómo gran parte de Mis hijos se alejan. Sabiendo Yo que algunos verán y otros no verán la Gloria, sufro por ello.

MI HIJO LLEGA ANTE EL HOMBRE. YO LES LLAMO A PREPARARSE, NEGÁNDOSE A TODO LO QUE SEA CONTRARIO A LA HERENCIA QUE RECIBIERON: LOS MANDAMIENTOS.
 
Mi Hijo se acerca, la Gloria de Mi Hijo está cerca, y el amanecer del hombre hacia un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva, está a instantes.
 
El Trono de Mi Hijo resplandecerá más radiante que en la misma hora de Su Ascensión a los Cielos, ya que viene y desciende por Su Pueblo y no habrá medida en Su Amor y en Su Misericordia.
 
TODO LO CREADO RECONOCERÁ A SU SEÑOR, TODO SER HUMANO DOBLARÁ RODILLA AUNQUE NO VIVA BAJO LA LUZ DEL AMOR DE MI HIJO. LA TIERRA Y EL UNIVERSO ENTERO SE ESTREMECERÁN CUANDO EL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES SE PRESENTE CON SUS MIRÍADAS AMADAS DE QUERUBINES, SERAFINES, TRONOS, DOMINACIONES, VIRTUDES, POTESTADES, PRINCIPADOS, ARCÁNGELES Y ÁNGELES que exclamarán a una sola voz: ¿QUIÉN COMO DIOS?
 
Todo cuanto ha sido creado por el Padre, sabrá que ha llegado la hora: las aguas se moverán, las estrellas se mirarán cambiar de lugar, la Tierra toda se estremecerá, la Naturaleza fusionada en total armonía a la Voluntad Divina, se renovará para ofrecer su mayor ofrenda al que viene en Su Trono de Gloria y Majestad.
 
Hijos Míos:
 
Sólo el hombre, sólo el hombre temerá, ya que éste no ha correspondido debidamente al lugar que Mi Hijo le legó. Sólo el hombre, sólo el hombre se sentirá a sí mismo indigno ante las aberraciones cometidas por él en contra de la vida misma y por ende, la falta de correspondencia a Mi Hijo. Cuanto existe mirará la Gloria Divina y todo aquello que permanezca inerte, aun lo inerte sabrá que la Divinidad desciende en Gloria y Majestad.
 
El nuevo amanecer resplandeciente de la Plenitud Divina llegará a cada criatura humana; escucharán sus nombres pronunciados por Mi Hijo: aquéllos, escritos en el Libro de la Vida, serán llamados, serán presentados por todas las Legiones Celestiales para que disfruten de la Tierra purificada. Quienes no han vivido en la Voluntad Divina, obrando y actuando a semejanza de Mi Hijo, esos, esos hijos perecerán en el lago de fuego, y Yo como Madre, sufro, sufro por ello.
 
Amados hijos Míos:
 
Les he clamado insistentemente que se renueven por dentro, para que estos corazones de piedra sean voluntariamente transformados en corazones de carne; miro tantos hombres caminando vacíos sobre la tierra siendo imitaciones de quienes han sido tomados por el mal.
 
Amados hijos Míos, no esperen, éste es instante y el instante tan sólo es un abrir y cerrar de ojos; al hombre  le espera la paz, le espera lo anhelado, le espera la renovación. No decaigan, continúen fortaleciendo la Fe, defiendan a los inocentes; en todo instante Mi Hijo ha hablado a Su Pueblo a través de Sus Profetas y Yo he llamado a la humanidad a través de Mi fieles instrumentos. No desechen este llamado, les amo, les bendigo.

Mamá María.
 
EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO.
 
AMÉN.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
 


 
COMENTARIO DEL INSTRUMENTO
 
Hermanos (as):
 
¿Cómo no amarte, Madre Santísima?
 
Nos aseguras una y otra vez que La Puerta del Reino permanece abierta para todos. Tan abierta que está dentro de cada uno de nosotros.
 
Amén.